Archivo de la etiqueta: -El quieto-

En la calle Francisco Santo

Son solo doscientos metros. Si presiono fuerte se parará la hemorragia. Esta calle es solitaria, ni siquiera los que fuman marihuana en este rincón cada día, en todo momento, están ahora para ayudarme. No le había dicho nada para que … Seguir leyendo

Publicado en Cuentos y relatos | Etiquetado | 4 comentarios