El anonimato en internet II parte

Hace ya tiempo, con Nik, escribí un artículo que envié a la sección de cartas al director de Novelda Digital y que se titula “El anonimato en Internet” y por allí anda.

En él defendía el anonimato en Internet como una forma de que la gente “corriente” pudiera anteponer ante la clase dominante sus opiniones. Sin censuras previas, sin temor a represalias de un poder evidente y muchas veces mal entendido por los que lo ejercen.

Por aquel entonces yo andaba haciendo mis pinitos en estos lares con el nik  “clin”, o ”clinclinclok”,  que es el nombre de mi Blog en el que guardo mis cosas para quien las quiera ver.

Yo pensaba en esas represalias sin haberlas vivido, las suponía.

Hoy, con el nombre que hay arriba, con el mió, me he dejado llevar por la ilusión de que podría entrar a dejar unas opiniones propias para que todo el mundo las viera libre de esas represalias que, ya digo, suponía.

Ahora se que ellos mismos, los políticos, usan Nik para ocultarse de sus propios pensamientos, los conozco a casi todos y se quienes son y que niks utilizan. Es tan salvaje el mundo político que ni siquiera ellos están a salvo de si mismos, y lo saben, no lo suponen. Entran a debatir escondiendo sus nombres para dejar unas opiniones que, esto sí se supone, representan.

Y yo me pregunto ¿También ellos se tienen que proteger?

Sí. Porque los perros rabiosos que sueltan  no tienen final. Son creaciones suyas, voluntarias o inconscientes, pero suyas, pero no las controlan. Si salieran a la luz con sus nombres sucumbirían al odio anidado en mentes mezquinas que no suelen razonar. Sus necios, los que ellos aplauden cuando les es favorable y callan cuando les incomoda. Esa gente escudada en la protección es miseria humana. La hemos visto en películas y en cuentos, el que se esconde detrás del valiente e insulta agarrado a su cintura al otro. Pura miseria

Estos perros de presa también salen con Nik y su única misión es destruir al contrario, anularlo mediante presiones de todo tipo, insultos, amenazas veladas, acosos. No razonan nunca el debate en cuestión, se lo traen puesto de casa, las mismas frases hablen de lo que hablen los que debaten. Da igual, es el enemigo y hay que destruirlo. Ahí tiene mucho que decir el administrador, pero puede que, o bien porque no sabe o bien porque no quiere, no dote de protección a las personas que utilizan su medio para debatir en detrimento de las que lo hacen para destruir el debate. Quizá piense que es más rentable “Sálvame” que “Redes”, y lo es, pero tiene finales más rápidos también.

Mis amigos de verdad, mis familiares, la gente que me quiere, al ver que estoy dejando mis opiniones en este medio a pecho descubierto se ha apresurado a advertirme del peligro.

“No toques el pesebre de esa gente, ganan su dinero allí y como metas mano te van a hundir”.

“El día que necesites un informe para una beca de tu hijo y vean tu nombre estás jodido”.

“Mientras seas un mierdecilla que se queja no te pasará nada, pero el día que les incordies de verdad te cortaran la cabeza”.

“¿A quien tienes detrás para apoyarte si hiciera falta?”.

Estas frases son reales, de gente más inteligente y preparada que yo.

Hoy, tengo que decir que hablaban en serio, que me lo decían con conocimiento de causa. Y aun no he recibido ninguna venganza de ningún político. A no ser que me refiera a que algunos de esos tontos que todos los partidos tienen en sus filas de servidores, de recoge basuras,  que me han dejado de saludar conociéndonos desde niños. Algo que los políticos profesionales, los inteligentes, ni hacen  ni se les ocurre. Al contrario, sonrisa en boca se acercan a recabar información, o a darla, lo dicho, los inteligentes.

Pero siento el aliento de sus perros. Miradas de ojos atontados con intención de ser amenazadoras o esas simples retiradas de saludos que eran tan antiguos.

Ahora en las sedes se preparan para atacar. Limpian los dientes de sus perros y los afilan para causar más daño. Vienen cuatro meses de campaña.

Por eso quiero utilizar este medio para animar a participar a todos esos que, leyéndonos, piensan y dirían, pero háganlo con cuidado. Para mi es tarde, ya me conocen todos, pero ustedes pueden salir con Nik, díganles que piensan, que ven y que les pasa, pero háganlo con seudónimo. Protéjanse, porque este medio está lleno de animales ciegos y peligrosos.

Y termino este artículo como terminé el primero. La educación, el respeto nos lo da nuestra familia. Honrémosla. Sean duros, ácidos o picantes, pero demuestren que la educación, aquello por lo que sus padres lucharon, vive en ustedes. No me sean perros.

Esta entrada fue publicada en Opinion, política.. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El anonimato en internet II parte

  1. Alicia dijo:

    Juan, tú te vacías de ti mismo y nunca hablas con la boca pequeña, mientras otros, vamos de puntitas por la vida temerosos de los efectos que nuestras palabras o nuestros actos, causen en los seres que amamos.

    Evitamos el peligro como animales solitarios y son los grupos de manadas los que aprovechan para atacar a su presa. Algo que deberíamos aprender de los detractores, ya no para atacar, sino para protegernos.

    Puede que consigan esclavizarnos, someternos, oprimirnos… pero no pueden robar tu pensamiento.

    Todo esto demuestra que; es posible tener una educación académica excelente, pero muy poca preparación para convivir con seres humanos. Esa es nuestra asignatura postergada y suspendida.

    Muy bueno tu artículo. Es una protesta no violenta. Y sobre todo, respetuosa. Puede que otros lo consideren un ataque personal. En ese caso, tendrían que hacérselo mirar.

    Tienes alma de líder pacifista, pero haz caso de tus amigos y cuídate.

  2. No soy pacifista, al menos no más que cualquier persona con dos dedos de frente y un corazón Alicia.
    Creo que lo que más desean los indeseables es evitar la libertad de expresión, y esa es una de las formas que tienen de destruirla, infectando los medios. Si ahora que disponemos de internet para saltarnos los medios convencionales y dar el valor a nuestra palabra que realmente tiene, nos dejamos pisotear en pos de un sucedáneo de libertad de expresión sin protección para quien la ejerce, le estamos haciendo el caldo gordo a los mismo que ya dominan los demás medios.
    Muchas gracias Alicia.

  3. Pilar Guerrero dijo:

    Voy a opinar desde lejos, por lo que mi opinión puede resultar distante.
    Pienso que la libertad es algo que se lleva por dentro, que es de uno, si es así como se ha entendido. Pienso que uno es libre cuando sabe quién quiere ser, qué es lo que quiere hacer, y cómo piensa trabajar para lograrlo.
    Creo que cuando sobrevienen golpes, es cuando uno puede comprender mejor cuán libre es, pues críticas y rechazo hay en todas partes y llegarán siempre de todos lados, pero, ¿cuánta atención les prestarás? Si tu hijo un día necesita algo, crees que si te callas hoy, te lo darán mañana? Y crees que si los que te atacan no se lo dan, no podrá haber otra persona que se lo dé?
    Vivir libre requiere coraje, porque las restricciones están más cerca de lo que creemos, son más esclavizantes de lo que notamos, pero depende de nosotros librarnos de ellas.
    Desde este lado del continente, te animo a que sigas siendo el que eres. Si te equivocas y te la cobran, paga tus culpas y sigue adelante. Me ha pasado que he renunciado a un trabajo, me he endeudado, pero no cedo ante lo que no me parece. No a estas alturas de la vida.
    Sea valiente, mijo, siga adelante y déjele a sus hijos esa valentía como ejemplo, que le va a valer más que el uniforme que le puedan dar por ahí.

  4. Pensar que pueden amenazar por decir verdades. A la gente metida en la política (y en realidad todos los hombres con dinero, de los cuales unos cuantos son politicos), les molestan las verdades, porque les recuerdan que ya no son humanos.

    Tu gesto de continuar sin proteger tu identidad me parece un acto de valentía, que pese a considerarse también una imprudencia, tiene su merito.

    Que las cosas salgan como tiene que salir, y nada mas. “Alea Jacta Est”. Espero, de todas maneras, que aunque ahora recomiendes el anonimato, a futuro la gente no tenga que ocultar su identidad para hacer valer su opinion, solo por el miedo a venganzas, amenazas o cosas de este tipo…

    …. Pero quiza pido demasiado, jajaja.
    Saludos

  5. Si ese es el ideal Adlien, pero mucho me temo que habrá que esperar tiempos mejores.
    Gracias de nuevo por pasear por aquí y detenerte a leer.
    Pilar, tienes algo especial, y no sólo cuando escribes tus relatos. Así veo yo el asunto, hay que levantar las posaderas no por nosotros sino por nuestros hijos. Tengo uno de quince, y me oye quejarme de como va todo. Desde hace un tiempo me oye quejarme y actuar para evitarlo, aunque no lo consiga, pero eso me pone orgulloso. Y sí, el traje que me podrian dar me lo dan otros por mi trabajo y mi valía. Muchas gracias

  6. claudio rizo dijo:

    Estoy de acuerdo, Juan, en la conveniencia que lanzas de mantener un anonimato, especialmente cuando las espaldas no están cubiertas. Así, a pelo, impecable. Sin embargo, déjame decirte que de ese modo uno se sigue, y se seguirá, manteniendo en el más absoluta “marginalidad” (entiéndeme bien el término) social y de influencia sobre las cosas. Sin bajadas ni subidas. Los nombres, el tuyo, por ejemplo, gana enteros, además de envidias y adhesiones, en la medida que de él te vales para exponer tus cosas. Tú te arriesgas, cierto. Lo de la beca, que te comentó la familia, también cierto. En suma, para terminar: creo, que uno, cuando da su nombre, puede hablar desde “su” verdad, y debe hacerlo, con el límite del respeto y buscando cierto “tono” de equilibrio para que su exposición conlleve mayor credibilidad y menor fuerza en la condena de los criticados. No sé si me explico. Sin insultos y preservando determinadas formas, raramente a uno le cierran las puertas “porque me caes mal”. Pero la vida es compleja, está sujeta de demasiadas variables, interpretaciones y mentalidades, de ahí la dificultad, no hoy, sino siempre, de hablar en nombre propio. Equilibrio, en lo que se pueda, creo que marca las diferencias y abre las posibilidades de la libertad de expresión. Gracias por tus pensamientos.

  7. pavonleal dijo:

    Por un lado está el poder (una realidad ineludible puesto que vivimos en sociedad) y por otro la libertad (entiendo la libertad individual, ¿cuál si no?). ¿De dónde vienen los palos? De cualquier sitio. Depende bastante de donde vivas o donde te ubiques.
    En tu post no te andas con paños calientes. Tu descripción, en particular la de los perros del poder, es acerada y acertada.
    Acabas hablando de respeto, que es una palabra clave. Nadie debe ser represaliado o ninguneado por expresarse libremente, a condición de no sobrepasar ciertos límites: el del insulto, la difamación…Cordialmente.

  8. Así es Pavón, gracias por detenerte a leer esta…cosa. me ubico en Alicante y se supone que debería estar tranquilo en democracia dejando mi impronta en público, y lo estoy. Dos cosas estoy, tranquilo y un poco loco.
    Y sí Claudio, amigo, así es, con nombre suena más. Pero en el fondo, de lo que hablo es de defenderse ni más ni menos que de la censura. La censura de hoy en día. Ahora no hay un cura detrás de nuestro ordenador, ahora están los únicos que pueden impedir a alguien hablar. Los perros.
    ¿Cuento crees que tardarían en sacar trapos sucios míos si pensaran que me importa algo que los saquen? Un pelotazo, una juerga loca, algo, si pensaran que hay algo en mi pasado que me pudiera callar ya lo habrían dicho en el periódico.¿para qué? Para censurar
    No Claudio, deben protegerse pero sobre todo deben hablar, y no todo el mundo está decidido, pero es importante que hablen y que los perros no les muerdan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s