Pocholito y Sopita.

Hubo un tiempo en que los jóvenes teníamos una meta. El tiempo no ha pasado tanto, pero la meta ha cambiado. No hace tantos años de lo que hablo, no crean, que mis canas son incipientes sólo. Una meta muy común a muchos era casarse, tener una familia, (de más de tres niños, por supuesto),  un pisito y ahorrar para comprarse una huertecita. Sí, una huertecita, que mi pueblo es pueblo de tener huerta. Que yo he estado en huertas de un millón y en otras con sólo morera, barbacoa y sillas de plástico, y son huertas las dos, que no chalets.

Hoy, para las metas, se han dejado de lado el hijo nº tres, el dos muchas veces y la huerta. Los jóvenes tampoco podrán comprarse ese pisito, ya que se aboga y promueve el alquiler comúnmente.

La sociedad ha cambiado, sí, casi todo el mundo dice que a mejor, pero yo no suelo hacerle caso a todo el mundo y así me va.

La sociedad nos da muestras de su idiosincrasia allá donde mires y de la forma más insospechada, y yo veo una en sólo cien metros del camino a la huerta. Os la cuento.

Tengo la huertecita familiar en paraje de Serreta’s Hills, fácilmente reconocible por los letreros que anuncian,  “coto privado de caza”, a diestro y siniestro. El acceso se toma  desde la nueva carretera de Agost, a la izquierda y entrando a la antigua vía. Esta está presidida a la derecha por unos contenedores, insuficientes a vistas claras, enterrados bajo una montaña de escombros, materiales orgánicos, hogareños o de campo, y muebles y juguetes viejos.

Obviamente, en un hábitat tan especial, no es difícil observar la fauna que frecuenta el mismo para sobrevivir. Sobre todo dos especies que, pese a ser morfológicamente absolutamente diferentes, son confundidas tantas y tantas veces, demasiadas veces. Me refiero a ratas y pobres lógicamente. A ambas se las trata de manera común a menudo. Cuando no se les ahuyenta se les extermina, históricamente ha sido así y parece que tardará en cambiar.

A la izquierda, una desvencijada fábrica de mármol abandonada, con restos de bloques que en su día eran oro y hoy son piedras  y que son sombreados miserablemente por una oxidada grúa, parece advertir y garantizar el crecimiento actual y de un futuro de las dos especies del otro lado de la carretera.

Una ciudad no lo es si no tiene sórdidos arrabales y la nuestra es ciudad.

Al frente, como si de la boca de un largo túnel se tratara está el puente viejo de RENFE en la vieja carretera, estrecho, pequeño, desvencijado, da la impresión de querer abducirte. Muestra la historia de trabajo y sacrificio de tiempos atrás, también poblados por ratas y pobres, desde luego, pero a esos yo no los vi.

Al atravesarlo te das de frente con el futuro. El AVE. Bueno, las obras del AVE, esa faraónica empresa que ya cierra estaciones por falta de pasajeros en unos puntos sin haber terminado de abrirlos todos. De dudosa utilidad, pero ahí está, el mundo se mueve y construye. La esperanza.

¿La esperanza?

La esperanza la he perdido esta semana. Pocholito y sopita me la han quitado.

Un corazón gigantesco preside la salida del puente viejo, en la masa de hormigón de las obras anunciando el nombre de los actores de ese futuro. Pocholito y sopita.

¡Válgame dios!

Supongo que serán jóvenes e idiotas, porque el amor no nos hace idiotas, eso es mentira, sólo acentúa nuestras características ocultas. Ocultas o no, que a veces están bien visibles. Esa pareja no puede durar, no tiene derecho. No puede ser que piensen  en un futuro con familia, seguramente no hayan leído jamás un libro y si lo han hecho les ha sentado mal y les da igual alquilar que comprar una casa. De hijos y huertecita ni hablamos.

Pocholito y sopita tienen que poner en marcha la fabrica, tienen que limpiar la basura y cambiar el trato a la fauna de esta. Pero se hacen llamar pocholito y sopita. ¡Cuánto mal hace Hollywood!

Créanme, hace una semana que uso otro acceso, hay cosas que me hacen daño en los ojos.

Esta entrada fue publicada en Cuentos y relatos, Opinion, política.. Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a Pocholito y Sopita.

  1. Alicia dijo:

    Me gusta tu sátira forma de narrar las cosas, siempre gallardo y chisposo. Tratas muchos temas en este relato, como si quisieras poner a prueba al lector, entremezclando ideales cuya realidad supera a la ficción. No estoy de acuerdo en el contenido, quizás porque todavía sigo soñando incrédulamente en un mundo mejor. Sin embargo, destaco con admiración, tu talento descriptivo.

    Los jóvenes siguen teniendo metas, pero acaban confinando una colección de sueños resignados y readaptados, para no caer en la frustración.

    La sociedad ha cambiado pero seguimos añorando la calma del pasado, sin despreciar el descaro del presente. De ser hechiceros, embrujaríamos el mundo, acogiendo lo mejor del ayer y lo mejor de hoy.

    Es muy dura la comparación de los pobres y las ratas. Una parte de la sociedad actual, en triste minoría, ni ahuyenta ni extermina a los pobres. Mea culpa; giro la cabeza hacia otro lado, cuando me aprieta el corazón y no puedo estirar más mi economía familiar, desde mi posición de “pobre acomodada”.

    Ojala la desvencijada fábrica y las dos especies, no sean augurio de un futuro decadente, puesto que estaríamos llenando de desesperanza a los supuestos jóvenes sin metas, y a los hijos que decidirán, finalmente, no traer a este mundo al revés, donde el progreso, no se limite a monumentales obras, también se refiera al avance de las personas, dignificando el derecho a llamarse como tal.

    Pocholito y Sopita, no me han quitado la esperanza. Debo ser rematadamente ingenua, o cursi, que no sé que es peor. Es más, estos calificativos me han hecho reír, e incluso agudizan la imaginación. Y puestos a imaginar; me inspiran el nombre con que los niños bautizan a sus mascotas. El gran corazón, podría ser, a modo de lápida, el lugar de su última morada. Por ejemplo…

    O una parejita de jóvenes imberbes, (tan ingenuos como yo) que tienen todo el derecho a serlo, sin adelantar etapas o pensar en un futuro familiar todavía muy lejano.

    Las cosas nos hacen daño a los ojos, dependiendo de cómo las miremos.

    En la medida de lo posible, intento ser sincera, Juan. A veces no puedo decir lo que pienso porque de hacerlo, me quedaría sin trabajo, pero considero que te mereces mi sinceridad, que no es más que una simple opinión, sin ánimo de ofenderte.

    Estoy segura de que prefieres la franqueza respetuosa a la floritura hipócrita. Como yo lo prefiero para mí.

    Gracias Juan

  2. claudio rizo dijo:

    Una virtud que me seduce de las personas, es la capacidad de “atrapar” lo cotidiano, invisible a los ojos de mucha gente pero dispuesto, expuesto, diría, a quien no sólo ve, sino que mira. Y eso haces tú, Juan, mirar, con atención y examen, que eso y no otra cosa es mirar. Esa cualidad la tienes, en abundancia, y sabes “arrojarla” al papel, con alma y empuje… como se deben hacer las cosas.
    Yo, al igual que Alicia, no pierdo la esperanza. Ni siquiera me parece ésta que nos rodea, cabrona de todo punto, desde luego, sea una esperanza menor a la anterior que describes en el texto. Me es muy difícil entrar en esa valoración, de tipo tan global. En cambio, sí debo decirte que comparto tu dolorosísima comparación entre ratas y pobres. La has descrito excelentemente bien: “A ambas se las trata de manera común a menudo. Cuando no se les ahuyenta se les extermina, históricamente ha sido así y parece que tardará en cambiar.”.
    Gracias, Juan, por esta nueva entrega. Me ha gustado mucho; pues más allá de la coincidencias y diferencias con las que yo, como lector, me encuentro en tus cosas, a menudo aprendo un ángulo novedoso, y muchas veces brillante, y vibrante, de la realidad que nos circunda.
    Mi reconocimiento, gran Juan.

  3. lunacc dijo:

    La vida evoluciona… todo a nuestro alrededor evoluciona… pero hay cosas que van de mal en peor.
    Buen escrito ; )

  4. Geminiana dijo:

    Las metas son las de el de al lado, o aquellas que dicta vete a saber quien… aquello de “tengo que comprarme un piso porque si no nunca tendré nada mío”…que frase más envenenada!
    Pues he de decir que yo, personalmente, renuncio a ese tipo de metas (que no a la huerta, aunque sea en una pequeña maceta).
    Esas metas “comunitarias” valen para los que no tienen metas…..para los vagos que ceden sus ilusiones para que se las programen otros.
    Que pasa con la meta de disfrutar mañana, únicamente con lo que tienes??? A eso no nos han enseñado????

  5. ¡Hola geminiana! Estoy plenamente de acuerdo contigo, pero convendrás tú conmigo en que aunque sea así, tal y como tu dices, esas son las metas de la mayoría.
    Aun no teniendo yo razón el lo de las metas, me resisto a considerar “digno” escoger Pocholito y Sopita como muestra de un amor.
    ¡Que no oye! ¡que por tanta cursilada yo no paso!🙂

  6. Geminiana dijo:

    El debate sobre qué es el amor, y cómo lo vivimos en tiempos de 2011 (después de escuchar hoy que de aquí a no se cuantos años habrá un 50% de divorcios)…lo abres tú o me pongo yo manos a la obra???? Por supuesto, yo te cedería el honor….

    • Uissshhhh ¿No me digas que tu también vas a atacar a la familia como institución?
      El otro día tuve que “discutir” con un amigo homosexual y activista porque decía que la figura de familia estaba obsoleta.
      Hay un señor que me comenta casi todos los post que es un articulista de un medio en el que colaboro yo también (Novelda Digital), sacerdote, del Opus, homófobo y misógino, Javier Muñoz pellín que pretende apropiarse de la familia como algo de su cuerda.
      Y aquí estoy yo. padre de familia, ateo, tolerante hasta el máximo con las libertades individuales peleándome con unos y otros.
      Aunque ahora que lo pienso, ¡Tu estás hablando de amor! ¿Por qué lo mezclas con el protocolo que comienza con amor y acaba de cualquier manera?
      Pocholito y sopita, ten por seguro que tienen los planes de otros, los de los cobardes, pero conozco a muchísima gente que no comulga con estas tradiciones de bodas y demásy lo viven de otras maneras.
      Pero bien. Como habrás notado yo soy un tipo duro de convencer para entrar a un
      debate.
      Así que te diré una cosa, el amor, que no la familia o los divorcios es personal, se vive de forma personal y además es muy variado, con niveles, formas, espontaneidades y gustos( sobre todo gustos) totalmente diferentes.
      Declaro abierto el debate.

  7. Geminiana dijo:

    En cuanto a la frase que inicia tu comentario: no!!!! No estoy ni a favor ni en contra de la familia, a mi parecer es algo secundario y simplemente opcional. Casamientos, divorcios, heteros u homosexuales, ateos o creyentes….sólo son “posibilidades varias a escoger” y a las que hay que restar importancia.
    El amor es otra cosa, muy, pero que muy personal.
    Ahora sí, y seré breve con la que voy a lanzar ahora: El amor VERDADERO, ese es el que me parece que está obsoleto. Su descenso en la lista de los 40 principales es directamente proporcional al aumento del egoismo personal, del “yo, yo y después yo”.

  8. Tópico. Es un Tópico lo del aumento del egoísmo. Porque yo no creo que seamos hoy más egoístas que ayer. El ser humano, como tal, no ha cambiado tanto. Sócrates ya se quejó de que la juventud esto y lo otro (lo que has oído tantas y tantas veces). El egoísmo humano es innato y con educación conseguimos moderarlo, nunca extinguirlo.
    Es un tópico pero muy bien traído, porque lo que yo ando pensando es que el amor verdadero, quizá nunca estuvo en la lista de los 40.
    Aunque también podemos plantearnos qué entendemos cada uno como amor verdadero….

  9. Geminiana dijo:

    Puede que el ser humano no haya cambiado tanto, pero las circunstancias y el mundo que le rodea sí. Y como para sobrevivir hay que adaptarse, uno de los requisitos para mantenerser en pie es aumentar POTENCIALMENTE el egoismo que todos y cada uno de nosotros llevamos dentro. Aumentarlo, y ahí voy…hasta puntos insospechados.
    “Con educación”, dices……no se cual de los dos puntos a debatir sería más interesante, pero…para moderar el egoismo con educación, hace falta que alguien te eduque….hoy, que a los hijos los cría una tal Patricia, una chica de 20 años que trabaja en la guardería de enfrente….
    Hoy, que por no “pelear” con un niño de 4 años le dejamos que moleste al de la mesa de al lado..porque “yo” tengo estoy viendo el futbol o “yo” estoy de cañitas comentando la jugada de la vecina de enfrente…..A mi mi madre me soplaba tal galleta que como pa enredar fuera de un metro cuadrao…Y ya se me fue la pinza Clin!!!!!!!!!! Pero el amor verdadero…..si acaso el de uno consigo mismo ( y en algunos casos, ni siquiera eso. Aunque ese ya es otro debate).

  10. ¡Jo que caracter!
    Es demasiado temprano y tengo poco tiempo, pero esta noche te cuento algo si prometes no enfadarte del todo jejeje

  11. Geminiana dijo:

    Intento no prometer lo que no puedo cumplir😉, así que….buenos días!…..pero tu suelta por esa mano, que yo te leo.

  12. A ver.
    Cuando a ti tu madre te daba el merecido guantazo, en la mesa de al lado del restaurante había otra que, mientras tu llorabas, dejaba a su niño del alma hacer lo que le viniera en gana.
    Conozco mamás papás, abuelas y abuelos que , sinceramente, si no se cruzan con mis hijos mejor. Quizá patricia, que ha decidido cuidar niños libremente lo haga mejor. ¿Acaso tú y tu madre erais el ejemplo de lo que pasaba en tu tiempo?…NOOOOPPP, habian otros, recuerda.
    Había de todo, como en la viña del señor chica, de todo.
    El amor verdadero.
    Mira. Si uno es capaz de sentir, de vivir, de amar, vivirá, sentirá y amará. Si no está jodido.
    A veces, Y se que en el fondo tienes razón, veo que damos más importancia a lo malo que a lo bueno. ¿Qué haces tu dedicando tiempo a pensar y transcribir tus pensamientos gratuita y deinteresadamente? ¿Acaso no es una forma de amar?¿Dar sin más?
    Puede que tengas razón en algo, pero en eso de que los tiempos a hecho más malas a las personas creo que estás equivocada.
    La vida sigue siendo igual, y las personas tambien. El amor se siente igual por una persona capaz de darlo profundamente como antes se sentía por otra capaz de hacerlo igual.
    Creo que la diferencia está en NUESTRA edad, (cada uno la suya eso sí), pero conforme esta avanza, nos vamos fijando más en las cosas en las que la vista joven nunca se fija.
    Uisss espero que no pienses que te estoy llamando mayor, que con ese genio…
    Lo de aumentar el egoísmo por necesidades sociales… ¿Cuando la sociedad no ha sido egoísta?¿En tiempos de los nobles?¿En la revolución industrial? ?¿Los romanos? ¿Los griegos?¿España hace 30 años? Aumentar el egoísmo es innato y una forma de triunfar durante toda la historia conocida… Digo yo , vamos.

  13. Geminiana dijo:

    Parte primera: tienes razón, de la misma forma que llevas razón incluso en la segunda.
    La diferencia está en nuestra edad…mental, matizaría yo. También estoy de acuerdo contigo.
    Y a la última parte…pues va a ser que, con esos argumentos, tengo que darte la razón.
    Iba a cambiar mi posición por “será que con los años nos hacemos muy egoistas”, pero tampoco, yo tengo gente alrededor que, de alguna manera, me echa esta teoría por la borda.
    Así que mejor lo dejo en “con los años se acentúan las virtudes, y los defectos”.
    Volviendo a los inicios…El amor verdadero debe ser algo que se tiene o no se tiene…o se es, o no se es….
    (Ahora no se si la habré liao más gorda…) 😉

  14. ¡¡¡Yujuuuu!!! me apunto el primer tanto amiga mía🙂🙂 Ya sabes, la competitividad masculina y eso ( y se que provoco jejej)
    Hablemos de amor venga.
    Yo soy muy poco cursi, bruto más bien, tu escribes como los angeles.
    ¿Te parece que escribamos un folio a doble espacio sobre lo que es para nosotros el amor y los publiquemos en ambos blogs juntos? Yo solo puedo escribir el finde, así que para el Lunes.
    Así, una vez definido lo que ambos entendemos por amor, discutimos el caso.

  15. Geminiana dijo:

    jajajaj, te cedo el gallifante, venga, pero que no sirva de precedente…;)
    Escribir sobre el amor verdadero ambos a dos…me parece bien, pero yo con plazos funciono fatal….más que pensar en “sobre qué” escribir, escribo sobre lo que me viene a la cabeza…así que para el lunes…uff….Tú ve escribiendo si quieres y cuando a mi me llegue la inspiración te lo comunico, pero bueno, que intentaré forzarlo un poco, ok?
    Me agacho a por el guante!

  16. Ok, sin plazos y sin pegas, ya nos avisamos en tenerlo… aunque de todas formas si te quieres ahorrar el trámite dame la razón ya.
    Título.
    Descripción del amor verdadero

  17. Geminiana dijo:

    jajajaj, ni hablar!!!!
    Apunto el título…

    El amor es miel…(aprovechando que me acabo de meter un yogur natural con una cucharada de…..)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s