Políticas y medios municipales…¡Válgame dios!

Escribir, opinar, ayuntar y ayuntamiento

 

 

Uno es recatado y displicente. Y vergonzoso, como todos en algún momento de la vida. A veces, después de salir de cualquier lado te vas pensando, yo tendría que haberle dicho a este u otro esta u otra cosa. O quizá haya salido con un rubor que dura días después de haber halagado a este o aquel por admiración o concordancia. Eso es inevitable para todos. Pero para unos más y otros menos, eso también es inevitable.

Pero un servidor, aparte de recatado, displicente y vergonzoso, disfruta en ocasiones de una versión descarada, desvergonzada y extrovertida. Esta es la que le permite a uno superar los trances de remordimientos o de sofoco con más o menos éxito a la hora de valorar si lo que dijiste era exactamente lo que quisiste decir o si apechugas una vez dicho.

Todo eso se multiplica por cienes cuando se hace, o dice, en público, con testigos y opinantes.

Es un halago de los grandes que gente a la que conoces poco o mucho, te digan que te han leído un escrito, eso engorda como el pienso con clenbuterol a los cerdos.
Otra cosa son las opiniones. Ahí, si uno da la no correcta se la carga, y aunque la dé. El clenbuterol, vía diarrea, se pierde en el retrete. Uno adelgaza y, al ser metido en cazuela, despide el agua hasta quedarse en nada.

Así, de esta manera, quien te halaga un gusto no está de acuerdo en A y quien te halaga otro no lo está en B, con lo que consigues que todo bicho viviente se convierta en un pepito grillo personal. ¡Oigan! Que no es malo eso, que ayuda, pero es que uno ya pasó el punto de inflexión, la vida ya basculó.

No hace mucho, le dije a un señor que fo…, perdón, ayuntara. El señor era cura.
¡Que has dicho Olivares!

Un ejército de amigos, familiares, conocidos al unísono me recordaron que eso no estaba bien. Nooooo, para nada. Que yo tenía razón, pero que a un cura no se le dice eso. Da igual que él se pase la vida diciéndonos a todos como y cuando sí. Eso era salirse del camino.

Pero no crean ustedes, eso no solo se da cuando críticas, también cuando halagas. También es otra opinión. Al señor Galbis, bienvenido de nuevo a este medio, le dije que escribía bien. Al uso de las palabras me refería. ¡Pues también!

En este caso es que le damos mucha coba. Pues sí, claro, uno es puñetero, y basta que se lo digan para dar doble ración. Yo no se que líos tendría el señor Galbis antaño, no los conozco. Yo, cuando pasaron, o estaba trabajando y de juerga o trabajando y criando familia, que es lo que he hecho toda mi vida. Yo hablo de ahora y de eso. De cuando le leo y cuando dejo mi opinión. De ahora. Y ahora digo las cosas como las dice aquel que no debe nada a nadie ni nada espera de ellos, las digo sean del camino o del sendero.

Pero ¡Oh Sancho! Con la política hemos “topao”. Me cuesta más decir que nuestra alcaldesa me parece sospechosa, me cuesta ver publicada esa frase. Y eso que digo me parece, y el parecer es libre, no afirma una situación, y no arriesgaría este texto diciendo esto si no fuera porque mi parecer se acentúa.

Me ha entrado por una oreja y no me sale por la otra que no ha pasado un mes y ya tenemos decisiones.

A saber:

Los plenos se celebraran Lunes a las 10 de la mañana.

Se prohíbe la entrada a las juntas de gobierno municipal a la oposición.

Espero que todos los concejales sean ricos, jefes o gandules, porque de otra manera, un ciudadano normal que quiera dar su opinión, por mucho respaldo que tenga en votos, se va a tener que quedar sin asistir. Pero no sólo eso. Los plenos en directo se acabaron. Mucho me temo que nunca más veamos uno entero, solo los resúmenes manipulados a conveniencia, ni caras descuidadas ni gestos clarividentes.
Pero lo realmente gordo, otra vez según mi parecer, es eso de no dejar que nadie pueda ver que se hace en el ayuntamiento, mas exactamente en el segundo órgano municipal, las juntas.

Anduve preguntando y al parecer en las juntas de gobierno se deciden temas cotidianos y menores. Un permiso por aquí, una denuncia por allá, y los TODOS los pagos a proveedores, así como licencias o indemnizaciones. ¡La pasta che, para que nos entendamos! ¿Qué van a hacer estos señores a puerta cerrada con todo eso? ¿Tan diferente es de lo que había que apartan la transparencia vigente desde hace más de 15 años en este ayuntamiento?.

No soy sólo yo, mucha gente está cansada de decir sólo lo que se solía decir, la gente está hastiada y unos ejemplos de la casta política como estos sólo hacen que acrecentar sospechas, y entre las sospechas y las certezas esto está que explota. Y al final saltan las frescas y se pierden maneras.

No hace mucho dejé escrito que uno de mis sueños es ver una pantalla gigante, en la Plaza Vieja, con fondo blanco y letras negras, con los gastos e ingresos públicos y que se actualizara al momento. Hoy me conformo con que no cierren las puertas y que todo esto no sea mas que un bulo.

* Si no es más que un bulo échenle un vistazo a lo de la pantalla grande, que no está mal la idea.

Esta entrada fue publicada en Opinion, política.. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Políticas y medios municipales…¡Válgame dios!

  1. Millan dijo:

    Nunca me ha gustado decirlo pero sabes lo peor del pleno a las 10, “””transparencia”””” , del yo solo, en las comisiones, “””mas transparencia””” y de los cargos de confianza ,”””austeridad”””.

    Que ya nos imaginábamos que iba a ocurrir, pero no creíamos que pasara.

    Somos muy inocente

    ****** casi le doy al intro sin darte la enhorabuena por el articulo, ENHORABUENA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s