Artículo de opinión sobre artículos de opinión.


Hace unos días se publicaron en Novelda Digital, en la misma fecha, dos artículos de opinión. Uno del Señor Muñoz Pellín y otro del señor Penalva Aracil. Uno titulado “La lealtad” y el otro “La ilusión”.

El resumen de ambos artículos es que son maravillosas ambas.

Yo, que siempre voy acompañado de mi diablillo rojo y mi angelito blanco del hombro, estoy trabando profunda y sincera amistad con este último, mucho más divertido, perspicaz y sincero que el primero. De él viene la recomendación de escribir esta reflexión.

Verán ustedes señores, están hablando de sentimientos primarios. Naturalmente no tengo más remedio que estar de acuerdo con ambos, ya que la respuesta a la pregunta ¿Le parece a usted bien la ilusión? ¿O la lealtad? Es sí o sí.

Pero claro, guiado por mi diablillo, voy a matizar algo todo el Perogrullo.

Hablar de un sentimiento primario puede, no, ¡es!, muy bonito, pero sale gratis si vamos a decir lo obvio.

El amor es bello, la piedad es hermosa, la compasión tierna, la ternura sentida, y así hasta no acabar. Pero lo importante de todos esos sentimientos primarios es que deben estar siempre supeditados a la razón y casi nunca lo están, por lo que no es tan sencillo eso de cantar las loas.

Centrémonos en la lealtad y la ilusión, que al fin y al cabo es lo que a mi diablillo le llamó la atención.

La lealtad.

Dice el diccionario:

“Firmeza en los afectos y en las ideas que lleva a no engañar ni traicionar a los demás”.

Veamos unos ejemplos de hombres leales.

Se me ocurren, por ejemplo, esos padres de familia que, para buscar el pan de sus hijos, estaban al servicio de Herodes el día 28 de Diciembre del año cero en que el rey les mando buscar y asesinar a todos los recién nacidos. Ellos, leales, no dudaron en tragarse su dolor,  obedecer y no traicionar a quien le habían jurado fidelidad y para ello sacaron a bebés como los suyos de sus cunas y los asesinaron. O los ochocientos suicidas del rancho de Waco, que tampoco dudaron en quitarse la vida, y la de sus niños, siendo leales a, y atentos a esto, la ilusión de un mundo posterior.

La ilusión.

Dice el diccionario:

“Esperanza puesta en una cosa positiva, como un sueño o proyecto”

Aunque también dice esto:

“Imagen mental engañosa provocada por la imaginación o por la interpretación errónea de lo que perciben los sentidos.”

¿Chungo verdad?

Ilusión desbordaban a raudales los jovencitos Nazis de las SS en los campos de exterminio cuando llegaban de las academias instruidos y educados desde niños. La ilusión de un imperio, un Reich, limpio de judíos.

Ya, se que estoy siendo puñetero, pero es que sin la razón, o más comúnmente llamada,  el sentido común, los sentimientos primarios son utilizados demasiadas veces para el mal, unas veces a propósito y otras sin querer, pero hay algo que nos hace humanos y, desde luego, no son esos sentimientos primarios.

Esos dos sentimientos junto a la esperanza son los motores de históricas estafas, engaños y las herramientas de quienes los propician. Lógicamente, este artículo está escrito desde un punto de vista diferente, pero con ilusión por dar más verdad y la lealtad a mis principios.

Esta entrada fue publicada en Opinion, política.. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Artículo de opinión sobre artículos de opinión.

  1. wifredo rizo chico de guzmán dijo:

    Querido Juan: Como el buen vino, vas mejorando amigo con el tiempo.Eso me lo digiste un día, ¿recuerdas?. He leído cosas mejores tuyas, pero ninguna me deja indeferente. Hace unos minutos hablaba de tí a un amigo y me gustaría que te leyera para confirmar todo lo que le he dicho de tí.

    Espero y deseo que tu diablillo bueno te aconseje bien de mí y aumentemos, si puede ser, la amistad que nació hace poco entre nosotros y no quisiera finiquitar.
    No dejes de escribir, amigo, tienes cualidades para seguir haciéndolo.

    Recibe un fuerte abrazo. Wifredo

  2. Javier Muñoz-Pellín dijo:

    Distingo entre fidelidad y lealtad. Fidelidad es estar siempre en la primera parte del saludo, sin derecho a objeción de conciencia.
    Lealtad es, también obedecer, pero sin dejar que el jefe cometa injusticias.
    Esta distinción la leí en el profesor Suárez Fernández y me gustó. Decia que también son “fieles” los foragidos a su jefe de pandilla.

  3. Javier Muñoz-Pellín dijo:

    Sobre tu Ángel Custodio y tu diablillo, muchas veces he oido a gente que tiene una vela encendida a San Miguel y otra al diablo, por si acaso.

  4. claudio rizo dijo:

    Tu artículo da para mucho, nada menos que habla de “lealtad” e “ilusión”. Ahí es nada. Un día podrías hablar del amor, de la justicia, de la ponderación, de la belleza… comprobaríamos que son conceptos “insujetables” y perfectamente válidos, llevando el DRAE de la mano, a infinidad de situaciones diversas y hasta contradictorias sin que perdieran por ello su significado.
    Intuyo, sólo eso, que te has centrado en las manifestaciones de esos conceptos quizá más ruines y dignos de tacha, aunque desde luego no te falte razón alguna al mostrarlos como una expresión de lo humano y cotidiano, a tenor de lo que por desgracia se ve y se palpa día a día.
    Aun así, creo que has obviado vertientes absolutamente hermosas y ricas que acontecen también de continuo entre las personas a propósito de estas dos ideas, que nada o poco tienen que ver con lo expuesto, y que merecería una loa igualmente hermosa como esta que nos dejas para por lo menos situarlas en el plano que merecen. Valga este matiz último para mi despedida.
    Gracias de nuevo, Juan, tus reflexiones siempre son una linda invitación al debate y al autoconocimiento. Mis felicitaciones por el artículo.

  5. Pues yo quiero añadir algo que no he mencionado en el artículo. Sí he mencionado que estoy de acuerdo con las conclusiones de los primeros articulistas, pero no he dado las gracias a estos por haber compartido sus pensamientos. Lo hago desde aquí.

  6. Julián María Guzmán dijo:

    Clin clin clin clok, extraño nombre ¿tiene algún significado? ¿Es algún tipo de lluvia? Te escribo porque andamos escasos de ideas y de duelistas en Hamlet se toca… ¿tienes alguna sugerencia? Cualquier cosa vale ¿te atreves a participar? Un saludo, y ¡¡¡buen blog!!! Llevo buena mañana correteando por él…

  7. Sin sentido dijo:

    Me ha gustado mucho, solo que es ver solo un lado de las cosas. claro que, si como dices, es el lado que los demas no habian tratado lo que hace es completar esas mismams cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s