El anonimato del seudónimo en internet

 

Esta muy manido el tema de lo que representa Internet en cuanto a libertades y comunicación. Es innecesario extenderse en lo que ha supuesto como desarrollo en el cambio de la forma de participar en la vida pública a personajes que, de otra manera, nunca habrían sido escuchados, porque nada hubieran dicho.

Este mundo variopinto, casi tan dispar como el mundo en que vivimos, está compuesto, lógicamente, por todos los personajes públicos que ven en él una magnífica ocasión de darse publicidad, a ellos mismos o a sus propuestas de cualquier tipo, normalmente ideológicas, políticas y, como no, también morales.

Es tan dispar que a estos personajes, que en sí ya son un amasijo tremendamente heterogéneo de personalidades, acostumbrados al aplauso, loas y alabanzas como único repique, muchas veces son sometidos a criticas, una más y otras menos voraces, por individuos a los que antes nunca habían oído, y a los que, las más de las veces, dicen representar, bajo el anonimato o el seudónimo.

Muchos leen en los grandes medios los comentarios a sus artículos, o a las noticias sobre ellos, y tratan de averiguar en los millares de comentarios las corrientes de pensamiento que llenan, eso es seguro, al pueblo llano, al que nunca antes habían escuchado como ahora, si es que alguna vez lo habían hecho. Otros alcanzan tal grado de indignación que, enarbolando la bandera de la libertad curiosamente, reclaman obligatoriedad de identificación de los comentantes en los medios. Comienzan por denominar insulto a la crítica, realmente lo ven así, como un insulto, es normal, ni siquiera sabían lo que es la crítica. En el fondo lo que piden es la seguridad de sus puestos. El púlpito o la tribuna sagrada, el micrófono unipersonal del que, hasta ahora han dispuesto.

Atrás quedaron los tiempos en el que el político o personaje público de turno hablaba y se marchaba. Se daba la vuelta, daba un portazo y, murmurando para si decía, ahí queda eso. No señor, usted ha hablado, ahora va a tener que escuchar lo que pensamos de la misma manera en la que usted nos ha hablado. ¿Acaso él me preguntó el nombre para darme su sermón? No, acaba de entrar en un mundo en el que existe la libertad de réplica anónima, la que no es exclusiva de personajes públicos, la que, además de no poner en peligro la seguridad de los débiles equilibrios del populacho, avanza a hacia una vida pública mas lógica, consecuente y real. Sí, real, la distancia entre la vida real y la que ven nuestros políticos es demasiado grande.

No es fácil, realmente va a ser duro conservar el espacio libre. Las voces de los ofendidos suelen ser poderosas e intransigentes. El fanatismo religioso y los demás regímenes totalitarios ya tienen prohibido el anonimato en Internet, cuando no el Internet mismo, y aquí, en occidente, en este mismo medio hace unos días, no faltan voces clamando por la prohibición, como en Irán, como en China, y lo único que esas voces demuestran es lo lejos que están y quieren seguir estando del pueblo, de la lógica.

No es un fenómeno nuevo, que se lo pregunten a José Martínez Ruiz, Azorin para los colegas, o a tantos otros, lo nuevo es que cualquiera puede serlo, y cualquiera somos muchos, todos.

No falta el anónimo maleducado, claro, pero la culpa no es del medio, sino de la educación de cada uno, y ahí no podemos hacer nada, ese es su pueblo.

Esta entrada fue publicada en Opinion, política. y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El anonimato del seudónimo en internet

  1. claudio rizo dijo:

    Ché, Oli-uan, estoy de acuerdo, la voz anónima salta a los medios y hasta el poderoso tiene (por cojones y ¡por fin!) que escuchar millones de réplicas. Así es. Me parece bien. Pero no olvidemos el “poder iliminado” que ahora tienen “otros”, la capacidad de dañar, de injuriar o incluso de mentir, que se tiene desde un nombre inventado. O sea, comparto tu visión, pero me queda la inquietud de saber a quién “reclamar” cuando, desde el anonimato, pudieran cometerse delitos por medio de expresiones o de imputaciones falsas. Y ya sé que la IP es como la matrícula, pero uno puede irse a cualquier cibercafé y decir las mayores burradas sin sanción. Incluso las IPs de las empresas suelen compartirse por muchos trabajadores. ¿Quién de ellos fue?
    Muy buena reflexión, para pensar y debatir. Como siempre me ha gustado mucho leerte. Un abrazo.

  2. Javier Muñoz-Pellín dijo:

    Si el que escribe el artículo o comentario firma con su nombre y apellidos, es de elemental reciprocidad usar el mismo estilo al responder. Quien responde sin poner su verdadero nombre, o no está muy firme en sus convicciones, o tiene, miedo, cobardía o vergüenza a que sus conciudadanos lean lo que dice Fulano de tal y tal.

    • lola cerezo dijo:

      Todos tenemos un nombre y eso nos diferencia y nos sirve para conocernos y reconocernos.
      ¿Que puede llevar a alguien a ocultar su identidad?¿Y quien la suele ocultar?
      El anonimato suele triunfar en los regimenes totalitarios, bien para acusar al disidente para ser apresado y muerto, o para llamarle con un numero mientras esta en un campo de concentracion.

  3. Claudio, todas las libertades tienen un riesgo, el delincuente tiene el camino mas despejado conforme avanza la libertad. Y eso , el defender la libertad a pesar del precio es lo que nos hace mejores.
    Fíjese usted en los talibanes, no quieren correr riesgos de ser contestados desde posiciones distintas, no están acostumbrados y llaman insulto a lo que no es mas que otro punto de vista.
    El cura no se corta en llamar asesinos a todos los socialistas, y pone el grito en el cielo cuando oye decir que las religiones no son mas que una estafa, pero es lo que yo pienso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s